Kashink-mural-IngresSi pensamos en el arte de grafiti, nos vienen a la cabeza nombres como Keith Haring, Jean Michel Basquiat, Bansky… pero es más difícil pensar en la idea de una mujer haciendo un grafiti. A decir verdad, esto pasa cada vez que pensamos en grandes artistas en general: se nos vienen a la mente pintores como Goya, Velázquez, Picasso, Dalí, pero nunca pensamos en Sofonisba Anguissola,  Leonora Carrington, Berthe Morisot o Maruja Mallo -a la que le dedicaremos unas líneas otro día, que nos gusta mucho-. Ni en el caso del grafiti en Kashink, Olek o Swoon.

Kashink es probablemente la más conocida. Es grafitera y activista feminista. Lleva con esta tarea más de 10 años, y la mayoría de sus creaciones son encargos. Conduce su obra hacia la protesta y el activismo sobre la lucha de géneros y el patriarcado. Pero va más allá, e incluso ella misma se dibuja cada mañana un bigote, como quien se pinta el labio o se pinta la raya del ojo, para cuestionar la idea tradicional del maquillaje femenino.

Su trabajo más sonado hasta el momento ha sido una colaboración con la organización Amnistía Internacional en 2015 en su campaña, Mi cuerpo, mis derechos, que Kashink ha ilustrado utilizando referencias a famosos cuadros expuestos en las grandes galerías y museos del mundo.

Y, efectivamente, el cuadro versionado por esta “artivista” es la famosa Gran odalisca de Ingres, que podéis contemplar en el Museo del Louvre.

¿Te apetece conocer más sobre el arte actual? Anímate a participar en nuestros talleres creativos y visitas a museos.

Odalisca-Ingres-Kashink

¡Buen fin de semana!

 

Share This