¡Hola! Ya llegó el fin de semana. Otro más pasado por agua en Madrid. Si no sabéis dónde meteros con este tiempo, una opción a resguardo es visitar un museo con vuestros peques. ¿Y cuál elegimos? ¿Todos están adaptados a ellos? Como a veces es difícil elegir,  os proponemos una serie de post orientada a destacar las piezas más interesantes de los museos de Madrid y alrededores. Recordad que la base de una visita en familia es que seleccionéis muy bien el recorrido y que la estancia en el museo no sobrepase 1 hora para los más peques de la casa.

Comenzamos con uno de nuestros museos estrellas, el Museo Arqueológico Nacional. Este museo, que cumplió el pasado año su 150 aniversario, fue creado para institucionalizar los gabinetes de antigüedades que venían existiendo desde siglos atrás. Aquellas piezas especiales que habían ido encontrándose y que, en el siglo XIX, se aspiraba a exponer ya con una visión más científica y moderna. Además, con la reciente creación de las provincias se pretendía, a su vez,  crear un lugar en el que toda España tuviera su propia representación.

Nuestra selección de piezas que de ninguna manera os podéis perder es la siguiente:

  1. Momia Nespamedu. Esta momia puede presumir de haberse hecho un TAC. Y no es broma. En 2018 fue transladada bajo unas estrictas condiciones de conservación, al hospital Quirón de Pozuelo de Alarcón, donde fue estudiada con la más moderna aparatología. Estos estudios arrojaron importantísima información sobre el proceso de momificación y sobre el propio Nespamedu. Fue un médico del faraón  y Sacerdote de Imhotep y Médico del faraón durante la época ptolemaica (300-200 a.C.) y ejerció en Saqqara o en Alejandría. Esto nos indica que fue un personaje de alto rango y fue momificado acorde con su importancia. En el Museo Arqueológico Nacional podéis contemplar los cartonajes o piezas que se colocaban sobre la momia, que no eran sino telas estucadas que tapaban la momia e iban decoradas con jeroglíficos y el rostro del difunto.  SI os interesa el tema no dejéis de ver el magnífico documental que emitió RTVE.

    momia-nespamedu

    Recontrucción de la momia Nespamedu (Fuente ABC).

  2. Muñeca de hueso romana. Es una de las joyas del Arqueológico. Sorprende por su estado de conservación, pues está datada en el siglo I d.C. A los más pequeños de la casa les encantará comprobar que hace dos mil años los niños jugaban con cosas muy parecidas a las que ellos tienen ahora. Está realizada en hueso y puedes aprovechar la vitrina en la que se encuentra para mostrar a tus hijos que los romanos no tenían cosas muy diferentes a las que tenemos hoy en día.

    Muñeca-romana-articulada

    Muñeca articulada romana (Fuente MCU)

  3. Fíbulas aquiliformes. Una fíbula es más que un broche, que se usaba para sujetar la capa romana antes de la aparición de los botones.  Algunas eran más sencillas para el uso cotidiano. No era el caso de esta aquiliforme, con forma de águila, que resultaba un objeto de distinción social. Esta pareja de fíbulas halladas en Alovera (Guadalajara) pertenece a uno de esos elementos de orfebrería traídos con la tradición visigoda.  Están realizadas con técnica de cloissoné, que consiste en una pieza elaborada con celdas y esmaltada. Resultan muy vistosas, si bien son una versión “low cost” de aquellas que tenían piedras preciosas engastadas. Los visigodos no tenían una cultura muy desarrollada, pero sí manejaban muy bien la orfebrería, y allá donde fueron llevaron ejemplos de ello.fibulas-aquiliformes-MAN4. Cristo atado a la columna. En 1738 el cardenal Belluga regaló a la casa real una seria de obras, entre las que se encontraba esta pieza de mármol. Se trata de un Cristo atado a la columna atribuido a Rafael primero, si bien actualmente se lo relaciona más con el círculo de Miguel Ángel. No hay más que fijarse en la potente anatomía de la pieza y la torsión de la figura para darse cuenta de que estamos ante una obra maestra.  Un detalle: cuando veamos un cristo atado a una columna alta sabremos que estamos ante una pieza del siglo XVI (en el XVII ya encontramos la columna pierde protagonismo y se acorta a la altura de la cintura).

    cristo-columna-miguel-angel

    Cristo atado a la columna (Fuente MCU).

  4. Tesoro del Carambolo. Un grupo de obreros de Sevilla fueron a trabajar un 30 de septiembre de 1958 sin imaginarse que serían los responsables del hallazgo de un impresionante tesoro tartéssico. EL tesoro de Carambolo, cuyo original se custodia en Sevilla, está constituido por 24 piezas de oro de 24 quilates. Pertenecen al ajuar votivo de un templo a la diosa Astarté. Son muchas las controversias generadas en torno a estas piezas, si bien la hipótesis más aceptada es que algunas de ellas fueran portadas por animales que iban a sacrificarse en honor a la divinidad y que el collar, realizado con sellos reutilizados, decorase al sacerdote u oficiante de la ceremonia. El video explicativo que acompaña la pieza os sacará de toda duda.

    tesoro-carambolo-MAN

    Copia del tesoro del Carambolo. El original puede contemplarse en el Museo Arqueológico de Sevilla.

¿Preferís dejaros llevar? Si queréis realizar una visita en familia, no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

¡Buen fin de semana!

Share This