Las vacaciones estivales son un buen momento para disfrutar de ocio cultural en familia. Sea cual sea el destino, siempre podemos aprovechar los recursos locales para hacer alguna actividad didáctica o cultural, que complemente el descanso y aporte a nuestros hijos una experiencia diferente, que seguramente no olvidarán. ¿Os animáis?
Turismo urbano.
En las capitales es fácil encontrar recursos culturales que disfrutar; los museos más importantes están en las ciudades principales y suelen tener horarios amplios. Como recomendación: elegid un recorrido corto, sobre un artista o época concreta o alguna exposición temporal.
También podéis hacer una selección de obras destacadas y consultar si disponen de guías didácticas para niños. La duración de la visita no debe superar los 45-60 minutos.
Si visitáis una cuidad, siempre suele haber algún museo relacionado con la historia o personajes locales museos de Bellas Artes o de Arte Contemporáneo que puede merecer la pena visitar. Os aconsejamos que consultéis qué piezas son las significativas en cada caso, y  proponer una actividad del tipo “En busca de animales en los cuadros” , “Encuentra objetos que nos tengamos en casa” o “¿Nos vestimos con los mismos trajes que los retratos? “ , con la intención de animar a los más pequeños a reflexionar sobre las diferentes épocas de la historia, y costumbres distintas a las nuestras.
Sugerencias: Museo BBAA de Badajoz, Museo NAcional de Arte Romano de Mérida, Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, Museo de Escultura de Valladolid, museo Picasso de Málaga, museo de Arte Abstracto de León, museo de BBAA de Sevilla, Museo Domus de la Coruña, museo del Greco en Toledo, Museo de la Evolución Humana en Burgos, Museo de BBAA de Bilbao, el museo de Arqueología Subacuática de Cartagena, y un larguísimo etc.

Turismo rural 

En el ámbito rural podemos encontrar localizaciones interesantes que redescubrir con niños. España tiene un riquísimo patrimonio cultural que conocer y disfrutar desde distinto puntos de vista. Un monasterio, iglesia o ermita nos da la oportunidad de conocer tradiciones y creencias de otros tiempos que nos abran la imaginación a contar historias de otras épocas o imaginar quienes han vivido en esos edificios y como han sido sus vidas.  Invitad a los niños a reflexionar sobre el tiempo que llevan esos monumentos erigidos, cual sería su uso en origen o quien se preocupó por construirlos.
Algunas citas obligadas: Santa María del Naranco en Oviedo, monasterio de Silos en Burgos, monasterio de Yuste en Cáceres, San Juan de la Peña en Huesca, San Xulián de Samos en Lugo, San Salvador de Leyre en Navarra, Santa María del Mar en Barcelona, la Mezquita de Córdoba o la Catedral de Zamora….

También tenemos la suerte de contar con numerosos yacimientos arqueológicos; desde refugios y cuevas prehistóricos, petroglifos, Taulas, Navetas, …. hasta ruinas romanas, íberas, celtas, visigodas, etc.. el riquísimo Patrimonio histórico artístico de nuestro país es tan extenso que es fácil que encontréis alguna de estas opciones en vuestro camino al descanso. Una visita a uno de estos recursos es siempre divertida, simplemente recorrer los espacios y entrar en contacto con culturas pasadas resulta enriquecedor y sorprendente, si lo hacéis con cierto ánimo y emoción. Os damos unos tips: en Castellón la cueva de Valltorta, en  Cantabria: cueva del soplao y el centro de interpretación de la Cueva de Altamira, en Cáceres: ruta de los dólmenes, yacimientos romanos en Mérida, Tarragona, o Baelo Claudia en Cadíz, Taulas y Navetas en Mallorca y Menorca, yacimientos íberos en Jaén, en fin, un montón de opciones para descubrir.

Turismo de playa 
No nos podemos olvidar del destino estrella de nuestras vacaciones: las deseadas playas. En los destinos de mar es frecuente encontrar programación cultural (conciertos, cuenta cuentos, teatro, títeres, e incluso bibliotecas municipales donde refugiarse del calor por un rato y encontrar animadas lecturas para los más pequeños. Y si vuestro lugar está en una recóndita playa desierta, siempre podéis organizar un concurso de esculturas de arena de playa, ¡es cuestión de recurrir de imaginación!
Share This